Tengo una ileostomía. Lo comparto o guardo silencio…

Todo está en la mente
Al día de hoy, he tenido una ileostomía durante ocho meses. El tiempo ha pasado increíblemente rápido para mí, a partir del día en que decidí ponerme en pie de forma definitiva, sin mirar atrás ni lamentarme por lo que estaba viviendo. La realidad es que no soy una víctima, no tenía porque sentir lástima por mí misma y por mi situación. Soy una guerrera, lo he sido desde el principio.
Recuerdo que en un inicio, la sola idea de mirarme al espejo con una “bolsa” me parecía insoportable. Siempre había sido una mujer vanidosa y muy visual. Por ello, compartir dicha condición con mi entorno parecía lejano, muy lejano.
Y como sería esto posible, si yo misma sentía incomodidad al mirar ese dispositivo antiestético pendiendo de mi abdomen. Yo solo pensaba “Dios, ¿no podría ser algo más discreto? ¿Cómo voy a hacer mi vida? Todos se van a dar cuenta de lo que me pasa”.
¿Todo el mundo tiene un cuerpo para lucirlo?
Una vez que lo analicé desde un punto de vista objetivo, me di cuenta de que mi vida podía resultar sorprendentemente normal, como la de todos las demás. En el exterior, mi aspecto puede ser como el de cualquier persona. En efecto, mi anatomía no es la misma de antes, pero no es como que la gente en general tiene un cuerpo para andarlo luciendo. Así que es más un tema mío y no necesito aprobación, ni yo ni ningún otro portado de una ostomía.
Es comprensible no sentirse cómodo contando a todos lo que ha sucedido con tu cuerpo. Finalmente es parte de la intimidad y cada quien decide quién debe saberlo y quién no. La gente se cuestiona sobre tu estado de salud, lo que te pasó. Es difícil separar las intenciones sinceras del interés morboso, pero esto no es solo con los ostomizados. ¿Me siguen?
Personalmente, decidí hace unos días compartir con un grupo de personas la realidad de mi situación médica, con varios propósitos.
  1. Hay un círculo con el que convivo de forma cotidiana. Al conocer la situación, la relación podrá fluir de forma suave y comprenderán algunas necesidades que mi ileostomía supone.
  2. Buscar desvanecer  el estigma que nos persigue, NO somos enfermos, lo estuvimos en cierto momento, ahora somos capaces de vivir de forma independiente y plena.
  3. Cambiar el preconcepto que se tiene sobre la realización de procedimientos quirúrgicos tales como la ileostomía.
  4. Encontrar en tu gente de confianza, seguridad y apoyo incondicional.
Finalmente me di cuenta, que no tenía porque enfrentar sola todas las situaciones que mi Ileostomía traería consigo,  hasta Jesús tuvo ayuda para cargar la cruz; lo nuestro sólo es cuestión de saber en quién confiar tan preciado secreto.
Hoy me siento feliz y plena, orgullosa de todo lo que he aprendido sobre el tema y de todos los momentos difíciles por los que he tenido que atravesar; porque además nunca lo he hecho sola, se que cuento con el apoyo incondicional de mi novio, que se ha partido el alma en todo este proceso, en mi familia, que me ve como alguien sobrenatural a partir de lo que he superado y recientemente en mis amigas; que al conocer sobre mi ileostomía, me han externado toda su admiración y su solidaridad en cualquier cosa que mi situación clínica depare.
Durante este proceso, te habrás dado cuenta de quién ha permanecido a tu lado, ellos merecen saber sobre tu lucha física y emocional, para los demás, es suficiente saber que te sometiste a una cirugía abdominal, eso va a satisfacer su morbo y los dejará vivir tranquilos tu respuesta.
Si crees que esta información es valiosa puedes compartir

3 Comments. Leave new

Mi admiración hacia ti. Tengo ileostomia definitiva desde agosto del año pasado. Además tengo nefrostomia doble. Al principio contaba a todos lo que me pasó. Ahora estoy siendo más selectiva. En mi caso mi pareja me dejó y dudo que me atreva a tener otra.

Responder

@Nibia, gracias por pertenecer al equipo de Ostomizado y feliz, recuerda que estamos para apoyarte.
Saludos!

Responder

Hola, espero que se encuentren muy bien!!! Agradezco enormemente la posibilidad de haber encontrado este sitio y además el poder leerte. Lástima que no puedo llamarte por tu nombre en este momento pero estoy segura que te llegará el mensaje.
Realmente es admirable la capacidad que tienes para poder mirar la situación y además colocar todas tus herramientas personales a favor de tu recuperación y adaptación al nuevo estilo de vida. Me encantará seguir tus publicaciones y aprender mucho más de ti y de todas las personas que viven con una ostomía. Yo en lo personal no cuento con una, soy paciente con Fibromialgia pero justamente mi condición me llevó a querer aplicar mi profesión como psicóloga al acompañamiento de personas con ostomías y soy sumamente feliz y afortunada de poderlo hacer ahora desde esta perspectiva.
Seguiré su blog y también las distintas publicaciones, ojalá que pudieramos en algún momento platicar un poco más a profundidad.
Mi reconocimiento profundo y estoy a tus ordenes. Que pasen todos excelente día!

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial