0 Post Date: 2017-06-14

La ostomía y el ejercicio

Tengo una ostomía y puedo hacer ejercicio

Cuando fui diagnosticada con colitis ulcerativa para después hacerme una cirugía y tener una ostomía, pensé que mis entrenamientos en el gimnasio habían llegado a su fin. Al hacer una investigación, me di cuenta de que ejercitarme diario aún era posible. Solo tenía que modificar algunas cosas de mi rutina. La ostomía y el ejercicio se pueden llevar bien.

Ostomizada ejercitándosePrimeramente, tienes que asegurarte de tener la aprobación de tu médico antes de comenzar a ejercitarte de nuevo. Aunque debes esperar antes de hacer ejercicio de alta intensidad, puedes comenzar caminando tan pronto como la cirugía te lo permita. Es importante recuperar tu resistencia lo más pronto posible.

Cuando te sientas listo, haz otro tipo de deportes como correr, andar en bicicleta, excursionismo, nadar, pilates o yoga. Yo esperé aproximadamente tres meses y medio después de la cirugía para comenzar a levantar pesas ligeras.

La ostomía y el ejercicio pueden combinarse. Sin embargo, la actividad física te hace propenso a deshidratarte fácilmente. Por ello, debes beber suficiente agua. Es recomendable comer algunos carbohidratos una hora antes de ir al gimnasio, algo pequeño. Esto evita que los líquidos sean expulsados de forma rápida, incrementa la absorción y te ayudan a estar hidratado.

Adicionalmente, yo tomo Loperamida una hora antes del ejercicio para que la bolsa de mi ostomía se llene de forma rápida. Al terminar el ejercicio, recuerda comer bien para recuperar la energía.

Yo puedo. ¡Y tú también!

Yoga para persona con ostomíaAl haber tenido cualquier tipo de cirugía abdominal, el riesgo de tener un hernia se eleva. Cuando el músculo se corta, se incrementa el potencial de presentar debilidad en el sitio de la incisión, así que trata de no hacer abdominales. En su lugar, realiza ejercicios de estabilidad en los cuales no estén comprometidos los músculos abdominales. Existen ejercicios de yoga que te pueden ayudar a ejercitarte sin lastimar tu ostomía ni provocar una hernia.

Otra forma de no provocar una hernia es usar fajas o telas tipo spandex al hacer tus rutinas. Estos productos además hacen el ejercicio más cómodo, pues mantienen la ostomía en un solo lugar mientras te mueves. El mejor consejo que puedo darte es que escuches a tu cuerpo. Si algo te está lastimando, ¡detente! De igual manera, si algún día te levantas y no te sientes bien, no te presiones, puedes dejarlo para mañana.

Si no mejoras tan rápido como te gustaría o no puedes hacer las cosas que hacías antes, no te juzgues. Volver a ganar fuerza es un proceso largo que requiere paciencia y tenacidad. Un día a la vez. Es probable que vuelvas a hacer las actividades que amabas antes de la cirugía y posiblemente serás capaz de hacer actividades que no eras capaz de hacer antes. La ostomía y el ejercicio se llevan bien. ¡Inténtalo!

Si no has empezado a hacer ejercicio, te reto a que te levantes de donde estés, te muevas y dejes fluir esas endorfinas.

Deseo que seas feliz y sano.

-Laura Cox

Shield HealthCare – Ostomylife: Cómo ejercitarte con una ostomía

Si quieres obtener la información esencial sobre el tema, puedes descargar la Guía Esencial para el Paciente Ostomizado. En una lectura breve podrás saber casi todo lo que necesitas saber sobre el tema. Es importante mencionar que esta guía no pretende ser la única o mayor fuente de información al respecto.

Si quieres una consulta gratuita con uno de nuestros especialistas, clic aquí!

Visita nuestra tienda en línea, clic aquí! 

Share this post

Comment (1)

  • Julián Reply

    Hola,no tenés pensado hacerte la reconexión del intestino para sacarte la ostomia?

    2018-02-16 at 7:57 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *