0 Post Date: 2017-05-03

Los niños y las ostomías, un reto para todos

El panorama general

Los niños y las ostomías son un tema que requiere una atención especial. Las causas, el manejo y el pronóstico son distintos a las ostomías en adultos y por tanto es necesario hacer estas diferencias. Algunos niños nacen con una malformación de algún órgano y es necesario operarlos para abrir un orificio que permita conectar el intestino con el exterior. Esta abertura recibe el nombre  de “estoma”. Según el caso, el estoma les facilita respirar, ingerir alimentos o llevar a cabo la eliminación urinaria o fecal.

Bebé ostomizado

Hasta el momento de nacer, Francisco Jiménez recibía oxígeno a través de la placenta materna. Al nacer, el médico de turno detectó su dificultad para respirar y, con instrumento en mano, abrió un agujero en su tráquea para que el aire le llegara a los pulmones. Una “suerte” similar corrió Julián Torres, un bebé que nació sin orificio anal, y por eso fue necesario conectar una parte de su intestino a la pared de la piel del abdomen y abrir allí una especie de ano temporal. Desde ese momento, ambos se convirtieron en niños ostomizados y permanecerían en esa condición meses o, tal vez, años.

A problemas congénitos se asocia la necesidad de abrir un estoma en el cuerpo de un niño, procedimiento que se realiza en el periodo neonatal. Estadísticas del Departamento de Salud del Estado de Nueva York señalan que la incidencia de niños nacidos con malformaciones congénitas es de 3,4%, siendo más frecuentes en el sexo masculino.

Aunque el nombre del estoma depende del órgano intervenido, cuatro de estos son frecuentes en pediatría:
En primer lugar, la gastrostomía, que comunica el estómago con la pared abdominal para que, a través de este agujero, sea alimentado el bebé. Se realiza generalmente por fallas neurológicas que impiden al niño la deglución de alimentos o por secuelas de ingestión de cáusticos.

En segundo lugar está la colostomía, en la que se deriva una parte del intestino hacia la piel del abdomen para favorecer la eliminación intestinal. Se lleva a cabo por malformaciones anorrectales.

Siguen la urostomía, en la que se desvía algún tramo de la vía urinaria, también hacia la piel abdominal, para la eliminación de la orina, y finalmente, la traqueostomía, donde es perforada la tráquea para que ingrese aire a los pulmones, debido a alteraciones en el tracto respiratorio.

Niño ostomizadoEn las traqueostomías, el agujero permanece visiblemente abierto en el cuello. En el caso de las gastrostomías, una sonda es la encargada de pasar los alimentos al bebé, y para las colostomías y urostomías, una bolsa plástica adherida a la piel alrededor de la abertura colecta la orina y la materia fecal que se deposita allí hasta que la bolsa sea vaciada nuevamente.

El 20% de las malformaciones congénitas se relacionan con el factor hereditario, el 7,5% con mutaciones genéticas, el 6% están directamente asociadas a irregularidades cromosómicas, el 5% a enfermedades maternas y otro 5% al uso de medicamentos anticonvulsivos. Alrededor del 60% de las causas de estas malformaciones continúa siendo un misterio.

Existe un gran número de casos en los cuales los niños nacen sin malformaciones internas, pero sufren algún accidente o desarrollan patologías que desembocan en un proceso de ostomización. Tal es el caso de Durley Herrada, un adolescente que lleva ocho de sus 15 años con una colostomía, como consecuencia de un accidente en el que un carro lo arrolló y le causó graves heridas internas.

También se registran casos de procedimientos quirúrgicos que fracasan, o en los que se evidencia que la malformación es irrecuperable y los menores llegan a la edad escolar con el estoma.

Si quieres obtener la información esencial sobre el tema, puedes descargar la Guía Esencial para el Paciente Ostomizado. En una lectura breve podrás saber casi todo lo que necesitas saber sobre el tema. Es importante mencionar que esta guía no pretende ser la única o mayor fuente de información al respecto.

Si quieres una consulta gratuita con uno de nuestros especialistas, clic aquí!

Visita nuestra tienda en línea, clic aquí! 

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *